spacelogo
   
 
   


"Guía para una Salud Integral"

Librito.html
> Librito sobre la temprana infancia.

Otras secciones: En Obras

 

 

space

 

 

 

foto alesandra

Web de la Temprana
i n
f a n c i a

Páginas dedicadas a Alesandra y Max.
Ambos nacid@s en casa y criad@s con ternura, dedicación y mucha paciencia

foto max
CONSEJOS Y SUGERENCIAS PERJUDICIALES

Por desgracia, son muy pocos los autores, educadores y profesionales de la salud que reconocen las funciones del llanto y las rabietas.  
Los textos que siguen a continuación son ejemplos de “la gran incomprensión de la verdadera naturaleza del llanto y las rabietas”. El objetivo común de estos textos, al igual que sucede con otros muchos libros y artículos, es el mismo: “cómo calmar a los niñ@s-bebés para que dejen de llorar, patalear, protestar o molestar”. Se asume que el llanto (y las rabietas) es algo que hay que aprender a controlar y/o reprimir.   
Hemos dividido este capítulo en dos apartados: 1) textos con una comprensión desenfocada del llanto y 2) textos cuya aplicación es muy perjudicial para la salud de los niñ@s-bebés. 
  
Textos con una comprensión desenfocada. 
En un artículo, publicado en el periódico El País, el día 14 de Febrero del 2000, se hace referencia a un libro del pediatra Ernesto Sáez Pérezun, quien ha reflejado en un libro “Qué dice tu hijo cuando llora. Consejos para entender a tu bebé” los tipos y las posibles causas de los llantos infantiles. El libro da consejos para entender los tipos y posibles causas de los llantos infantiles, y dice entre otras cosas que “los niñ@s utilizan el llanto para expresar sentimientos o situaciones como 1) hambre 2) dolor 3) incomodidad 4) aburrimiento, y que se ha pasado de una actitud expectante y de dejar llorar a los niñ@s, a darles cariño... que las mejores fórmulas para calmarlos son los movimientos rítmicos, darles el chupete, hablarles con voz susurrante,... Y que el ruido de una lavadora o de una radio mal sintonizada suele calmarlos”. También comenta que “los padres, al sufrir las consecuencias del estrés y del agobio de una ciudad como Madrid, lo trasmiten a sus hij@s”. En otro artículo, publicado por Amparo Navarro en el boletín trimestral de la clínica Acuario (una organización digna de elogiar por su apoyo al parto natural y la defensa de las necesidades físicas y emocionales del bebé y de la madre), se sigue mostrando una gran incomprensión hacia el llanto en los niñ@s-bebés. 
En el artículo, que la autora titula ¿por qué lloran los bebés? se hace referencia a uno de los capítulos de un libro titulado “Conozca a su hijo" del pediatra y psicoanalista inglés D. Winnicott, quien expone una teoría con la que trata de encasillar al niñ@-bebé en su prejuicios psicoanalíticos, haciendo referencia a 4 clases de llanto: Satisfacción, Dolor, Rabia y Aflicción, dando a entender, entre otras cosas, que el bebé llora porque ejercita sus pulmones y esto le da “satisfacción”, o que los gritos, los alaridos y todas las formas del llanto son excitantes para los niñ@s-bebés.... y que se han de valorar las razones por las cuales llora el bebé con el fin de prevenir o poner fin sólo al llanto que no es útil y sí nocivo.   
  
Textos muy perjudiciales. 
La Asociación Primal advierte que la aplicación de los siguientes consejos pueden perjudicar gravemente la salud fisico-emocional de su niñ@-bebé. 
En una revista editada por la Asociación Mundial de Educadores Infantiles y distribuida gratuitamente durante la primavera del año 2000 en escuelas y colegios españoles, se publicaba el siguiente artículo:
El objetivo principal de la mayoría de las rabietas es llamar la atención, y esto lo consiguen, no sólo cuando les damos lo que buscan, sino también cuando les regañamos, les miramos, les hablamos intentando razonar con ellos. Por ello, la forma más rápida para liberarse de este comportamiento es ignorar al niño o niña, puesto que no hay forma de razonar en medio de un ataque emocional.
Si se le ignora mientras está en un lugar seguro, se le enseñará que las rabietas no son eficaces y aprenderá a utilizarlas con menos frecuencia.... 
Después siguen otros consejos: 
- Tenga cuidado de no mirar al niño o niña, ya que incluso una breve mirada puede prolongar la rabieta. 
- Tenga en cuenta que el llorar es una respuesta más a la que algunos niños y niñas están muy entrenados, son como “pequeños actores”, lloran sin que en realidad les pase nada grave. Es una herramienta más que utilizan para conseguir lo que quieren. 
- Ojo! Cuando un niño o niña va creciendo, una rabieta no es algo normal, y es consecuencia de que de pequeño obtuvo todo lo que quiso de esta forma. Por lo tanto los padres tenemos a nuestro cargo la tarea de enseñar a nuestros hij@s que una rabieta no les conduce a obtener cosas positivas, sino que es algo completamente inadecuado ante lo que NADIE va a ceder. 
Este artículo muestra una gran ignorancia sobre las rabietas de los niñ@s-bebés, y, aunque no aconseja echar agua fría sobre la cabeza del niñ@-bebé (como se puede leer en algún manual de similar ideología), sus consejos pueden causar un gran daño al desarrollo emocional (y físico) de un niñ@-bebé. 

El libro "Duérmete, niño": Un bestseller que demuestra que la ignorancia también se vende bien. 

(Artículo publicado en la página web de la infancia de la Asociación Primal).

El libro "Duérmete, niño" del Dr. Eduard Estivill está contribuyendo muy negativamente a confundir a cientos de miles de padres desesperados que han encontrado en este libro una solución a sus problemas de sueño. 
El Dr. Estivill ha logrado convencer a muchos padres de que la aplicación de su método es “por el bien del niñ@”, algo que tranquiliza a los padres, los ayuda a dormir, y los distancia de las necesidades de su bebé. El autor da a entender que el niñ@ “necesita” que los padres se comporten así con él (por su propio bien, por supuesto), y parte de la premisa de que los bebés necesitan "aprender" a dormir, como si los bebés no supieran dormir. Lo que no saben es dormir cuando sus padres “necesitan” que duerman o cuando están luchando para que se atiendan sus necesidades primarias. Con el método Estivill (que es una copia más o menos sofisticada de los métodos de crianza conductistas tipo Feber - métodos inspirados en dicho autor), el bebé no se duerme, sino que se adormece para intentar reprimir la catastrófica realidad de estar bajo el cuidado de unos padres que aún no comprenden las necesidades básicas de su bebé. El bebé no tiene otra opción que adormecerse para intentar evitar perder la esperanza de que algún día sus necesidades primarias vayan a ser satisfechas.
La aplicación del método del Dr. Estivill es seguramente efectiva en muchos casos, pero ¿a cambio de qué? A cambio de producir serios trastornos emocionales al niñ@-bebé y, en algunos casos, a cambio de hacer también peligrar su integridad física. 
Sin embargo, esta alarmante posibilidad no es sino la dramática punta de un iceberg que esconde una represión sutil y sistemática de las necesidades primarias del niñ@-bebé, en un intento por conseguir que el niñ@-bebé "aprenda" a dormir solo desde muy pequeñ@. 
Muchos de los padres que siguen el método como si fuera su nueva religión no tardarán mucho tiempo en comprobar los daños psicológicos causados por este método de "adoctrinamiento" conductista que, entre otras cosas, parece dar a entender que el niñ@-bebé es un ser manipulador por naturaleza. 
En el libro, el autor afirma cosas evidentes y aporta datos interesantes, pero los consejos mas importantes son verdaderamente perjudiciales, y están adornados de una aparente sabiduría científica que enmascara con éxito su ignorancia. 
El libro del Dr. Estivill debería de titularse más bien "Cómo criar a un bebé neurótico y pensar que lo estás haciendo bien". 
La incomprensión del autor de las necesidades primarias de los bebés es alarmante (especialmente el capítulo IV), y algunos comentarios podrían resultar entretenidos y chistosos si el método no fuera tan dramáticamente perjudicial para el niñ@-bebé.
En cualquier caso, los "chistosos" comentarios para intentar hacer la lectura del libro amena deberían de sonar ridículos y patéticos a cualquier madre/padre mínimamente sensible. 
El método del Dr. Estivill no sólo no ayuda a los padres a satisfacer la necesidad del bebé de compañía, contacto físico y seguridad (durante el día y la noche), sino que las convierte en carencias crónicas. El bebé deja de quejarse (llorar, patalear, gritar,...) porque deja de sentir esas necesidades primarias, o más bien decide bloquear la sensación de su necesidad e intenta sustituirla con alguna necesidad simbólica. 
Pero el bebé no puede hacer desaparecer una necesidad primaria (ya que estamos hablando de necesidades esenciales, vitales o básicas), tan solo puede "adormecer" una parte de su ser (una especie de muerte parcial invisible que pasa desapercibida a la mayoría de los adultos). 
Este "adormecimiento" es una maniobra instintiva del organismo para sobrevivir. De lo contrario, podría llevar al bebé incluso a su propia muerte "física". 
El Dr. Estivill muestra claramente su “miopía emocional” con frases como estas, extraídas del capítulo 4º de su libro: “...no dudéis que vuestro “corazoncito” flaqueará cuando oigáis llorar a vuestro hijo...” “...lo más probable es que en ese momento esté llorando a moco tendido... Ni caso. Seguid hablando como si nada...” “...Es ahora cuando papá y mamá han de mostrar su verdadera fortaleza. No deberán pensar en Juanito, que alza sus bracitos con cara de morirse de pena...” “...lo lógico es que llore, grite, vomite, patalee, diga “sed”, “hambre”, “pupa”, “no te quiero”... lo que sea con tal de conseguir que os dobleguéis, pero ni os inmutéis ... Y si os cuesta mucho, pensad que lo estáis haciendo por su salud y la de toda la familia...” ”...porque es Juanito quien se ha de adaptar a vosotros y no vosotros a él...” Con estas líneas sacadas de contexto, no pretendo cuestionar las buenas intenciones del autor, sino reflejar fielmente su obsesión por dominar al bebé hasta que se acostumbre a dormir solo. 
Para aquellas personas que se pregunten si es seguro para al bebé dormir con sus padres, incluimos el siguiente recuadro explicativo sobre la muerte súbita: 
  
La Muerte Súbita. 
Los casos de "muerte súbita", que suceden a bebés médicamente sanos, casi siempre se producen cuando el bebé duerme solo en su cuna (y generalmente en su propia habitación), y los científicos aún no han encontrado ninguna explicación razonable.  
Según "The Foundation for the Study of Infant Deaths" (la fundación para el estudio de la muerte súbita), la mayoría de los fallecimientos se producen en la cuna y durante el invierno. Aunque casi siempre se achaca la muerte a la asfixia, se sabe que la asfixia no es la causa más frecuente. 
En los casos de "muerte súbita" de bebés que duermen con sus padres, estos suelen producirse en hogares cuyos padres tienen problemas de alcoholismo, drogodependencia o son excesivamente obesos.  
Por lo tanto, en un hogar cuyos padres no sufran ninguno de estos problemas es más seguro para el bebé dormir en la cama con sus padres que dormir solo. 
Se sabe que el nivel de mortandad "sin causa aparente" de los bebés en los hospicios ha sido siempre muy superior al de los bebés que viven con sus padres. Esto no es una coincidencia, sino que es un reflejo directo de la falta de contacto físico (durante el día y la noche), la soledad y la inseguridad emocional. 
Los trastornos del sueño, al igual que otros problemas del niñ@-bebé, no pueden ser tratados como procesos independientes, sino como parte integral de toda una forma de sentir; y esto no se puede comprender sin una visión global de las necesidades primarias del niñ@-bebé y la satisfacción de las mismas. 
Las experiencias de los bebés durante sus primeros meses y años de vida son fundamentales para su felicidad futura. Si no conseguimos que nuestros hij@s se sientan amados durante la temprana infancia, pasarán el resto de su infancia en una agonía invisible, y el resto de sus vidas buscando, sin saberlo, el amor y la comprensión que nunca tuvieron cuando eran más pequeñ@s. 

Sección siguiente

 
 
 
 
Web: www.primal.es - Email: primal@primal.es ©1997 Asociación Primal