spacelogo
   
 
   


"Guía para una Salud Integral"

Librito.html
> Librito sobre la temprana infancia.

Otras secciones: En Obras

 

 

space

 

 

 

foto alesandra

Web de la Temprana
i n
f a n c i a

Páginas dedicadas a Alesandra y Max.
Ambos nacid@s en casa y criad@s con ternura, dedicación y mucha paciencia

foto max
COMENTARIOS FINALES

Todos los padres deseamos que nuestros hij@s sean felices, pero criar a un niñ@-bebé es una tarea difícil y más compleja de lo habíamos imaginado, incluso para los padres más preparados. 
Las madres y los padres no lo tenemos fácil a la hora de equilibrar nuestras necesidades con las necesidades de nuestros hij@s. 
El llanto y las rabietas nos molestan, y con frecuencia nos parecen exigencias, o nos suena como un reproche de que algo hemos hecho mal o de que hemos fallado. 
Para criar a un bebé, además de la comprensión necesaria, los padres necesitamos tiempo y mucha paciencia para poder ofrecerle la atención y la dedicación que necesita. 
Deberíamos empezar por no tratar los problemas del niñ@-bebé, como por ejemplo los trastornos del sueño, como procesos independientes, sino como parte integral de toda una forma de sentir y de actuar del niñ@-bebé. 
Educar a un niñ@-bebé con hábitos constructivos sin tener en cuenta sus necesidades primarias, o tratar de corregir una conducta inapropiada con métodos conductistas suele ser poco productivo a medio y largo plazo. 
Cualquier esfuerzo educativo que no contemple una visión global de las necesidades primarias del bebé y la satisfacción de las mismas está condenado al fracaso. Es posible que el niñ@ aprenda a comportarse “correctamente” durante un tiempo, pero su malestar se mostrará de muchas formas y su infelicidad será evidente sin que nadie comprenda el motivo.   
Picaso decía haber tenido que pintar toda una vida para aprender a pintar como un niñ@. Las personas que han hecho terapia Primal u otra terapia emotiva profunda podrían decir algo parecido: “He tenido que luchar toda una vida hasta volver a llorar como un niñ@”.   
Por desgracia, las personas adultas sólo somos conscientes del impacto de nuestra infancia en nuestra vida cuando re-descubrimos nuestras emociones de la infancia y expresamos el llanto infantil reprimido. Sólo entonces nos damos cuenta de la necesidad que tuvimos de llorar de pequeños y de cómo la represión de nuestros sentimientos ha influenciado nuestra vida de forma tan importante. 
La mayoría de la personas pasan gran parte de su vida luchando contra sentimientos y sensaciones reprimidos e invisibles de la infancia que afectan no sólo su forma de sentir y de disfrutar de la vida, sino también su salud física y emocional. 
El estrés acumulado (y no resuelto) durante la infancia se manifiesta de múltiples formas durante nuestra vida adulta. La represión de las expresiones emocionales en la infancia es la causa más probable de muchas conductas (y mecanismos de control) en los adultos, tales como el consumo de substancias químicas (tabaco, alcohol, cafeína o drogas psicoactivas legales o ilegales, comer excesivamente, comerse las uñas u otros hábitos parecidos, las tensiones musculares y rigideces, el exceso de actividad y las distracciones excesivas (mucha televisión, mucha lectura, etc.). 
Es hora de cambiar la dirección en la que gira la rueda del destino para intentar evitar que los “pecados” de generaciones anteriores sigan impregnando la vida de las próximas generaciones.


10 Deberes de los Padres Conscientes. 

  1. Los padres conscientes satisfacen las necesidades de contacto físico de sus niñ@s y saben que no los van "estropear" o a "malcriar" de esta manera. 
  2. Los padres conscientes aceptan toda la gama de emociones de sus hij@s y los escuchan sin juzgarlos, permitiendo las expresiones de sus sentimientos. Se dan cuenta de que no pueden prevenir toda la tristeza, la rabia o la frustración de sus hij@s, y no intentan parar las manifestaciones de sus sensaciones dolorosas, expresadas a través del llanto o las rabietas. 
  3. Los padres conscientes ofrecen el estímulo apropiado en función de la edad de sus hij@s, y confían en la habilidad de sus hij@s para aprender a su manera y a su propio ritmo. No intentan apresurar a sus hij@s rápidamente hacia nuevas etapas en su desarrollo. 
  4. Los padres conscientes ofrecen motivación a sus hij@s para que aprendan nuevas habilidades, pero no juzgan sus logros con críticas o "alabanzas evaluativas". 
  5. Los padres conscientes pasan tiempo todos los días con sus hij@s, dándoles su completa atención. Durante este tiempo especial y cualitativo, observan, escuchan, responden, y participan en el juego de sus hij@s (cuando son invitados), pero evitan dirigir sus actividades. 
  6. Los padres conscientes protegen a sus hij@s contra los peligros, pero no intentan prevenir todos los errores, problemas, o conflictos de sus hij@s.
  7. Los padres conscientes animan a sus hij@s a resolver sus problemas de forma autónoma y les ayudan solamente cuando están necesitados. No solucionan los problemas de sus hij@s para su propia satisfacción. 
  8. Los padres conscientes fijan fronteras y límites razonables, dirigen suavemente a sus hij@s hacia comportamientos aceptables, y consideran las necesidades de todos cuando solucionan un conflicto. No controlan a sus hij@s con sobornos, recompensas, o amenazas de ninguna clase. 
  9. Los padres conscientes saben cuidar de sí mismos, y son honestos con sus propias necesidades y sentimientos. No se sacrifican hasta el punto volverse resentidos. 
  10. Los padres conscientes se esfuerzan en darse cuenta de las maneras en la que su propio dolor de la niñez interfiere con su capacidad para ser buenos padres, y hacen esfuerzos conscientes para evitar pasar sus desdichas a sus hij@s. 


11 Frases para la Educación Infantil.

  1. Los niñ@s nacen con el deseo y la capacidad de aprender. 
  2. Los niñ@s aprenden mejor cuando su aprendizaje nace de su propia curiosidad e interés, en vez de impuesto por alguien. 
  3. Los niñ@s aprenden mejor con actividades manuales y con la experiencia de su propio descubrimiento, más que con las instrucciones dirigidas por otros. La formación de los conceptos llega de forma natural a través de las experiencias concretas. 
  4. El juego es la forma primaria de aprender durante los primeros ocho a diez años, y tiene tres funciones importantes: 
    1. ayuda a los niñ@s a adquirir habilidades físicas, sociales e intelectuales
    2. ayuda a los niñ@s a entender y asimilar información
    3. ayuda a los niñ@s a resolver las experiencias traumáticas. 
  5. La estimulación apropiada es importante. Un ambiente rico en materiales diversos fáciles de manipular propicia el aprendizaje de los niñ@s. Los niñ@s también se benefician cuando están expuestos a historias, libros, gente, lugares, ideas, música, juegos y actividades de la vida real. 
  6. Los mejores juguetes son los que inspiran a los niñ@s a imaginar, construir, crear y pensar. 
  7. Desarrollarse primero no es necesariamente mejor. Lo mejor es que cada niñ@ se desarrolle a su propio ritmo. 
  8. Al igual que los niñ@s son diferentes también tienen diversos estilos para aprender. 
  9. Demasiada televisión y vídeo puede interferir con el proceso de aprendizaje, sofocando la imaginación, creando miedos, promoviendo la pasividad, y malgastando un valioso tiempo de juego. 
  10. Los niñ@s aprenden mejor cuando sus vidas están libres de estrés. El estrés interfiere con el proceso de aprendizaje, porque los sentimientos dolorosos pueden conducir a la confusión crónica, la ansiedad, la falta de confianza en sí mism@ y la inhabilidad para concentrarse. El proceso de aprendizaje se realza cuando se permite a los niñ@s expresar sensaciones dolorosas a través del llanto y las rabietas. 
  11. La capacidad de aprender se ve afectada por la relación entre padres e hij@s. La capacidad intelectual se realza cuando: 
    1. Los hij@s se sientes queridos y aceptados, y reciben atención cualitativa. 
    2. Se da ánimo a los hij@s, en vez de juzgarlos, criticarlos o corregirlos. 
    3. Los padres tienen expectativas realistas sobre sus hij@s. 
    4. La disciplina se consigue con un tratamiento sin castigos. 
    5. Se anima a los hij@s a que hagan preguntas y piensen con independencia.
    6. Los padres permiten la autonomía, y ayudan solamente cuando es necesario o cuando sus hij@s lo solicitan. 

 

CONSEJOS, AFIRMACIONES Y FRASES. 

Los niñ@s-bebés no sólo lloran para que se atienda una necesidad inmediata, sino que también lloran para descargar la "tensión acumulada" producida por estrés físico y/o emocional. 

Si se les permite, los niñ@s-bebés lloran cuando lo necesitan, pero sólo el tiempo que necesitan, y hablarán cuando estén list@s para hacerlo. 

Si permitimos al bebé descargar su estrés a través del llanto, se sentirá relajado, seguro y querido. 

Los niñ@s-bebés nunca deberían ser dejados llorar solos. 

No tiene sentido distraer al niñ@-bebé de su llanto porque ello sólo pospondrá su necesidad de llorar. 

La descarga de energía durante el llanto es necesaria para completar con éxito el ciclo estrés-relajación.  

Los niñ@s-bebés siempre lloran por algo real que están sintiendo, aunque no sepan expresarlo con palabras o el “detonante” de su llanto no sea en sí mismo importante. 

Si un bebé ha sufrido un nacimiento muy traumático puede necesitar llorar varias horas todos los días, durante varios meses, para descargar completamente el estrés causado por el nacimiento. 

Aunque los padres no rechacen abiertamente a su hij@ cuando llora, todos los intentos por distraer al niñ@-bebé de su llanto serán sentidos por este como una forma de abandono emocional. 

Es necesario hacer todos los esfuerzos posibles para reducir el estrés de la vida de los niñ@s-bebés, lo cual no es fácil porque las causas del estrés no siempre son evidentes, y en ocasiones no se pueden evitar ya que forman parte de la experiencia misma de vivir y crecer. 

La vida de un niñ@-bebé debería de girar siempre entorno al “amor incondicional” de sus padres. - Los niñ@s-bebés nunca pueden ser “estropeados” o “malcriados” al satisfacer todas sus necesidades primarias. Es imposible darles demasiado amor, atención, o contacto físico. - Los niñ@s-bebés necesitan padres que sean capaces de escuchar sus expresiones de rabia, pena y temor, y que puedan “sintonizar” con ell@s. - Para tener una buena autoestima, los niñ@s necesitan sentir el amor y la aceptación incondicional de sus padres, lo cual conlleva la satisfacción de sus necesidades primarias. 

Si mostramos a los niñ@s nuestro amor y aprobación sólo cuando están sonrientes y contentos, aprenderán a negar y reprimir una parte de si mismos con el fin de complacer a los adultos. Con el tiempo, estas emociones serán también inaceptables para ell@s mism@s. 

La falta de amor termina afectando los procesos internos del cerebro y del organismo en general, causando enfermedades físicas y emocionales en una etapa posterior de la vida. 

Existe una correlación entre problemas peri-natales y posteriores problemas emocionales y de conducta en los niñ@s. El trauma de nacimiento puede ser en parte responsable de la esquizofrenia, crímenes violentos, conducta suicida y varias enfermedades físicas. 

El llanto es mayor en los bebés a cuya madre han aplicado anestesia epidural. 

En relación al cólico del lactante, la causa no es un sistema digestivo inmaduro, sino la propia reacción al estrés del bebé. A través del llanto, los bebés reducen los efectos de la respuesta al estrés y restauran el equilibrio químico del cuerpo.  


La Naturaleza Humana.
En un documental sobre los orangutanes en la TV, la presentadora explicaba que estos pasaban los primeros tres años de su vida colgados del cuerpo de su madre y que después vivían el resto de su vida en “soledad”. Al parecer, los orangutanes adultos no viven en grupo sino de forma totalmente independiente. La presentadora del programa comentaba si no sería todo el contacto físico y la seguridad que habían recibido durante sus primeros años lo que permitía después al orangután vivir “una vida en soledad”. La libertad y la independencia de los mamíferos humanos sólo es posible cuando tenemos nuestras necesidades primarias cubiertas. Cualquier intento por hacer del niñ@-bebé un ser independiente antes de tiempo sin tener presente todas sus necesidades primarias será un fracaso seguro. 
Los adultos podemos rodearnos de un armazón de aparente seguridad externa que protege a un niñ@ interior débil e inseguro, pero con frecuencia seguimos reclamando simbólicamente aquello que necesitábamos y nunca tuvimos durante la infancia. 
  
Los bebés y sus necesidades. 
1). Los bebés “saben” lo que necesitan. Los seres humanos nacemos sabiendo básicamente lo que necesitamos no sólo para sobrevivir, sino también para un desarrollo físico, emocional e intelectual óptimo; y nuestra conducta, “buena” o “mala”, será determinada por la forma en que somos tratados, especialmente durante la temprana infancia. 
2). El “saber” de los bebés puede ser trastocado por los adultos. Los bebés son extremadamente vulnerables, y cuando no tienen suficiente libertad (o son forzados), sus necesidades no son satisfechas, o son heridos, se sienten “desorientados”, y su inteligencia, su vitalidad y su alegría se ven afectadas. Las heridas tempranas y la insatisfacción de las necesidades primarias durante la infancia tienen profundos y duraderos efectos sobre nuestra conducta y nuestra forma de sentir. 
3). Los bebés (y los adultos) tienen la capacidad de recuperarse de sus traumas. Los efectos de las experiencias traumáticas son completamente reversibles. Los seres humanos tenemos los mecanismos necesarios para “inteligentemente” recuperarnos de nuestros traumas, si se nos permite descargar emocionalmente nuestras heridas a través del llanto, las rabietas, la risa y otros mecanismos fisiológicos (temblar, sudar, ...). Por estas razones, los niñ@s-bebés necesitan unos padres, educadores y profesionales de la salud que sean: 
1.- Conscientes del enorme impacto del nacimiento, para así apoyar un parto lo más natural posible, propiciar el establecimiento del vínculo temprano entre la madre y el bebé (desde el mismo instante del nacimiento), ofrecer un montón de contacto físico durante el día y la noche, e intentar mantener la lactancia materna durante 2 años o más, según la demanda del bebé. 
2.- Conscientes de la vulnerabilidad de los niñ@s-bebés a las tensiones y sucesos traumáticos, para así tratar de minimizar el impacto de las experiencias que puedan ser estresantes o traumáticas. 
3.- Conscientes de la importancia del llanto y las rabietas, para así dar una respuesta rápida y sensible al llanto, permitiendo la descarga emocional de los niñ@s-bebés y aceptando toda la gama de sus emociones. 
4.- Conscientes de la importancia de la escucha respetuosa y empática en la resolución de las conductas indeseables de los niñ@s-bebés, para así fomentar la comunicación no-violenta y la resolución pacífica de los conflictos, intentando profundizar en las necesidades y sentimientos subyacentes. 
5.- Conscientes de la importancia de una educación tolerante, para así fomentar una disciplina no-punitiva, sin castigos de ninguna clase, y sin recompensas ni sobornos. 
 

linea

BIBLIOGRAFÍA: Métodos educativos y técnicas terapéuticas.

Directorio de libros relacionados: www.primal.es/books.html.

Aletha J. Solter, Ph.D. 

  1. Mi bebé lo entiende todo
    ISBN: 84-89778-59-20
    Título en inglés: The Aware Baby, 1884 
    Editorial Medici - Omega (España)
    E-mail: omega@ediciones-omega.es
    Teléfonos: 34-93-2013807 y 34-93-2012144

  2. Llantos y rabietas
    ISBN: 84-89778-60-4
    Título en inglés: Tears & Tantrums, 1998 
    Editorial Medici - Omega (España)
    E-mail: omega@ediciones-omega.es
    Teléfonos: 34-93-2013807 y 34-93-2012144

  3. Mi niño lo entiende todo 
    ISBN: 84-89778-61-2
    Título en inglés: Helping your Children Flourish, 1989
    Editorial Medici - Omega (España)
    E-mail: omega@ediciones-omega.es
    Teléfonos: 34-93-2013807 y 34-93-2012144

La Dra. Solter con una experiencia de más de 25 años, explica con brillantez y con ejemplos prácticos como criar y “educar” a un niñ@-bebé, dando una especial importancia al llanto y haciendo referencia a diferentes estudios científicos.

William Frey II, Ph.D. & M. Langseth. 

  1. Crying: the Mystery of Tears, 1985 

El Dr. Frey es un conocido bioquímico que ha dedicado muchos años a analizar el llanto y las lágrimas. 

Sheila Kitzinger 

  1. The Crying Baby, 1989 

Thomas Gordon, Ph.D. 

  1. Parent Effectiveness Training, 1975

Alice Miller 

  1. El drama del niño dotado (castellano) 
  2. El saber proscrito (castellano) 
  3. Por tu propio bien (castellano) 
  4. La llave perdida (castellano) 


William Emerson 

  1. Técnicas de masaje de estimulación renacentista. 

Se realiza en zonas donde el bebé puede haber sufrido presión durante el parto (cuello, cabeza, etc.). 
  
Peter Levine 

  1. Técnicas de re-negociación del trauma de nacimiento. 

Martha Welch, M.D. 

  1. Holding Time (1988) 

La terapia Holding (abrazo) fue usada en los años cincuenta con niñ@s autistas. 
El autismo puede haber sido causado por una saturación emocional debido al trauma temprano, tal como trauma de nacimiento, nacimiento prematuro, hospitalización temprana y/o separación prolongada de la madre. El niñ@ generalmente se resiste a la cercanía, y llora y patalea. Mejoras rápidas y profundas en niñ@s autistas se producen si se les permite el llanto y las rabietas durante la terapia “Holding”.   

Arthur Janov Ph.D 

  1. The Feeling Child: Preventing Neurosis in Children 


Thomas A. Stone 

  1. Cure by crying 

Elnora Van Winkle 

  1. Biología de los desórdenes emocionales

Otros autores: 
Claudia L. Jewett, John Breeding, Ph.D., Patty Wipfler, Pamela Haines,... 

Directorio de libros relacionados: www.primal.es/books.html

 
 
 
 
Web: www.primal.es - Email: primal@primal.es ©1997 Asociación Primal